Ministerios y Departamentos

La Iglesia Adventista del Séptimo Día trabaja de manera organizada, atendiendo varios frentes para motivar la predicación y el apresuramiento de la Segunda Venida de Cristo. Para ello está organizada en Departamentos de trabajo.  Cada Departamento tiene una responsabilidad y privilegio para desempeñar en el crecimiento de la iglesia y la Predicación del Evangelio a toda nación, tribu, lengua y pueblo. Tales responsabilidades están consignadas en el Manual de la Iglesia; algunas otras están condensadas en manuales específicos para dirigentes de la iglesia.

Educación

Conoce más: Educación

La salvación de las almas es el interés más elevado

Las obligaciones del maestro son pesadas y santas, pero ninguna parte de la obra es más importante que la de cuidar a los Jóvenes con tierna y amante solicitud, para que puedan sentir que tenemos amigos en ellos. Una vez que ganamos su confianza, podemos conducirlos, gobernarlos y prepararlos fácilmente. Los santos motivos de nuestros principios cristianos deben ser introducidos en nuestra vida. La salvación de nuestros alumnos es el más elevado interés confiado al maestro temeroso de Dios. El es un obrero de Cristo, y su especial y determinado esfuerzo debe ser salvar las almas de la perdición y ganarlas para Cristo Jesús. Dios requerirá esto de las manos de los maestros. Cada uno debe llevar una vida de piedad, y pureza, y efectuar un esfuerzo incansable en el desempeño de todo deber. Si el corazón brilla con el amor de Dios, habrá un afecto puro que es esencial, las oraciones serán fervientes, y se darán fieles amonestaciones. Descuídense estas cosas y las almas que están a vuestro cuidado serán colocadas en peligro. Es mejor invertir menos tiempo en dar largos discursos o en el estudio absorbente y atender estos deberes descuidados. Se necesitan maestros que descubran rápidamente y aprovechen toda oportunidad para hacer el bien; que combinen con el entusiasmo la verdadera dignidad; que sean capaces de dominar, “aptos para enseñar;” que puedan inspirar el pensamiento, despertar la energía e impartir valor y vida.

Ministerio infantil

Conoce más: Ministerio infantil

Es la responsabilidad del departamento servir a todos los niños de la iglesia de 0-14 años, comprometidos para que toda programación de la iglesia incluya el crecimiento espiritual, social y mental de esta gran parte de la feligresía de la iglesia, incluyendo procurar la educación de los padres de los mismos, tratando a su vez de impactar a ese mismo grupo dentro de la comunidad.

Ministerio Juvenil

Conoce más: Ministerio Juvenil

Un mensaje a los jóvenes

“Os he escrito a vosotros, jóvenes, porque sois fuertes, y la palabra de Dios permanece en vosotros, y habéis vencido al maligno.” (1 Juan 2: 14, ú. p.) Los niños y los jóvenes, con sus frescos talentos, energías y ánimo y su rápida disposición para recibir las impresiones, son amados de Dios, y él desea ponerlos en armonía con los agentes divinos. . . Nuestros hijos están, por así decirlo, en la línea divisoria de los caminos. Por todas partes las tentaciones del mundo al egoísmo y la complacencia propia los llaman a salir del sendero señalado para los redimidos del Señor. El que sus vidas sean una bendición o una maldición depende de la elección que hagan. . . Pertenecen a Cristo. Son la posesión adquirida por su sangre, el objeto de su amor. Viven porque él los guarda con su poder. Su tiempo, su fuerza y sus capacidades son suyos, para que se desarrollen, se preparen y se usen para él. . . Jóvenes y señoritas, acopiad conocimiento. . . Seguid tendiendo a alturas cada vez mayores. Lo que tiene valor ahora es la habilidad de ejercitar al máximo las facultades de la mente y del cuerpo, manteniendo a la vista las realidades eternas. Buscad al Señor con todo fervor para que lleguéis a ser cada vez más refinados y más cultivados espiritualmente. Entonces tendréis el mejor diploma que alguien pueda poseer: la aprobación de Dios.

Ministerio de la Mujer

Conoce más: Ministerio de la Mujer

Las mujeres, tanto como los hombres, pueden sembrar la verdad… Pueden realizar en las familias una obra que los hombres no pueden hacer, una obra que penetra hasta la vida interior. Pueden acercarse a los corazones de personas a las cuales los hombres no pueden alcanzar. Su cooperación es necesaria. Las mujeres discretas y humildes pueden hacer una obra buena al explicar la verdad en los hogares.

El Departamento de Ministerios de la Mujer existe para defender, promover y desafiar a las mujeres adventistas en su peregrinación como discípulas de Jesucristo y a los miembros de la iglesia mundial.

Misión

Nuestro propósito es inspirar a las mujeres a alcanzar su pleno potencial en Cristo; capacitarlas para que profundicen su vida espiritual y pongan su fe en acción al emplear sus valiosos dones a su servicio, llegando a ser así una parte significativa en el apresuramiento del regreso de Cristo. Ministrar con amor y empatía las necesidades espirituales, físicas, mentales y sociales de hombres, mujeres y niños, mostrando y declarando el amor de Dios por la humanidad. Nuestro blanco máximo es enaltecer a Jesucristo y a éste crucificado. Nuestra misión es, en el sentido más amplio, común a todos los cristianos: enaltecer a Cristo en la iglesia y el mundo.

Visión

La visión del departamento de Ministerios de la Mujer en la División Interamericana es enaltecer a Jesucristo, y a éste crucificado, capacitando a las mujeres para descubrir y emplear su liderazgo y ministerios del hogar, en la iglesia y la comunidad. Por el poder transformador del evangelio, su fuerza será la fuerza de ellas. El departamento de Ministerios de la Mujer se esforzará en enriquecer y capacitar a las mujeres para percibir su valor como seres humanos en Cristo y su papel en la iglesia y en la sociedad.

Mayordomía

Conoce más: Mayordomía

El departamento de mayordomía motiva a los miembros para que respondan a la gracia de Dios dedicándole todo lo que tienen. La responsabilidad de la mayordomía abarca más que lo financiero. Incluye, sin limitación, el cuidado y el uso debidos del cuerpo, la mente el tiempo, los talentos, los dones espirituales, las relaciones, la influencia, el lenguaje, el entorno y las posesiones materiales. El departamento ayuda a los miembros en su relación con Dios para completar la misión a través de la correcta utilización de todos sus bienes y recursos (Manual de Iglesia 2010 p.98). La orden del creador a la primera pareja registrada en Genesis 1:28, …“Fructificaos y multiplicaos, llenad la tierra y gobernadla…”, sigue aún vigente y resonando por cada rincón de nuestro mundo. El privilegio de mandar y gobernar todo lo que hay en el mundo es y seguirá siendo una responsabilidad para con Dios el Creador. El es el Dueño, nosotros sus criaturas solo que con un legado de responsabilidad, ser mayordomos. Mayordomos del tiempo, de los tesoros, de los talentos, de las criaturas y de nuestro propio cuerpo. Aquí presentamos a cada hijo e hija de Dios que ha adoptado el desafío de ser buenos mayordomos, algunos recursos, sugerencias e ideas para enriquecer nuestro compromiso con Dios.

Ministerios Personales

Conoce más: Ministerios Personales

Grupos pequeños

La formación de pequeños grupos como base del esfuerzo cristiano me ha sido presentada por Uno que no puede errar. Si hay muchos miembros de la iglesia, organícense en pequeños grupos para trabajar no sólo por los miembros de la iglesia, sino en favor de los incrédulos. Si en algún lugar hay solamente dos o tres que conocen la verdad, organícense en un grupo misionero. Mantengan íntimo su vínculo de unión, cerrando sus filas por el amor y la unidad, estimulándose unos a otros para progresar y adquiriendo cada uno valor, fortaleza y ayuda de los demás (Id., tomo 3, pág. 84). En cada iglesia debe haber grupos misioneros bien organizados para trabajar en el vecindario de esa iglesia. Poned el yo detrás de vosotros y dejad que Cristo vaya delante como vuestra vida y poder. Dejad que esta obra penetre sin demora y la verdad será como levadura en la tierra. Cuando tales fuerzas comiencen a trabajar en todas nuestras iglesias, habrá un poder renovador, reformador y vigorizante, una reforma de enérgico poder en las iglesias, porque los miembros estarán haciendo la verdadera obra que Dios les ha dado para realizar. Haced que todas nuestras iglesias sean activas, celosas y estén llenas con el entusiasmo del Espíritu y del poder de Dios. El uso inteligente de los medios, las capacidades y las facultades, dados a vosotros por Dios, cuando son consagrados a su servicio, producirá resultados en las comunidades donde os toque trabajar. Es posible que tengáis que tener un muy pequeño comienzo en algunos lugares; pero no os descorazonéis. La obra se desarrollará mucho y vosotros realizaréis la obra de un evangelista. Considerad las maneras de trabajar de Cristo y esforzaos para obrar como él lo hizo (Review and Herald, 29-9-1891).

Fiduciarios

Conoce más: Fiduciarios

Es un departamento de nuestra Iglesia, asignados con un ministerio especializado con respecto a la mayordomía de bienes. Como todos los otros departamentos, los Servicios fiduciarios ayudan – a través de este ministerio especializado- cumplir la misión de la Iglesia al proclamar a todo el mundo el evangelio eterno.

La Misión de los Servicios Fiduciarios es la de alentar a miembros y amigos de la Iglesia a continuar el apoyo de la obra de Dios, a través de donaciones inmediatas, testamentos, fondos, testamentos,fideicomisos y otros modelos de fondos permitidos.

Publicaciones

Conoce más: Publicaciones

Los libros impresionan la mente

“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mi.” (Isaías 6: 8). Oren y actúen. Una sencilla oración semejante a las de Cristo, logrará mucho más que la abundancia de palabras sin oración. Trabajen con sencillez de corazón y el Señor hará su parte junto al colportor. El Espíritu Santo hará impresiones en la mente, semejantes a las que realiza en favor de los que escuchan a los ministros a quienes Dios les delega la tarea de predicar su Palabra. Los ángeles santos asisten a los que se consagran al ministerio de las publicaciones destinadas a educar a la gente con la verdad. Los hombres y las mujeres pueden trabajar eficazmente si sienten en sus corazones que realizan la obra del Señor al ministrar a las personas que no conocen la verdad para este tiempo. Las advertencias deben darlas a conocer en los caminos secundarios y en las grandes avenidas a fin de preparar a la gente para el gran día de Dios que está por sobrecoger al mundo. No desperdiciemos el tiempo. Tenemos que apoyar esta obra.

Vida Familiar

Conoce más: Vida Familiar

El Departamento de Ministerios de la Familia busca fortalecer, inspirar esperanza y traer la curación a los matrimonios, familias y a individuos a través del amor abundante y gracia salvadora de Cristo Jesús.

Salud 

Conoce más: Salud

El Departamento de Salud promueve un estilo de vida sano dentro de la iglesia y su entorno social. Estimula a sus miembros a ofrecer genuinamente y en cualquier lugar, un testimonio viviente que despierte un espíritu de investigación y abra el camino de la acción del Espíritu Santo en la vida de las personas.

El mensaje de salud en la Iglesia Adventista es considerado como “La Mano Derecha” del mensaje de Dios para la humanidad en estos últimos días de la historia de este mundo.

Comunicación

Conoce más: Comunicación

La Iglesia Adventista obedeciendo la orden de Jesús, y consiente de la necesidad de ir y predicar el evangelio a todo el mundo, también tiene la comisión de atraer a las personas al bautismo, haciéndolas discípulas con el fin de que también prediquen el evangelio. Para eso ha desarrollado un programa de comunicaciones para maximizar los efectos de la predicación y atraer un grupo cada vez mayor de personas a los pies de Cristo. “Por tanto, id, y hacer discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo” (Mat. 28:19). Con ese objetivo en mente fue creado el departamento de Comunicación en las iglesias, donde personas capacitadas académica, cultural y espiritualmente utilizarán medios modernos de comunicación masiva para administrar a personas y unificar pensamientos, ideales, propósitos, aptitudes y acciones de la iglesia, además de promover las relaciones saludables entre la iglesia y la comunidad, para que de cualquier forma el evangelio pueda ser predicado y los corazones alcanzados. La comunicación es la función que la Iglesia Adventista del Séptimo Día realiza a través de la entrega de información y de orientación a la opinión pública, a fin de cumplir cabalmente su responsabilidad moral hacia la comunidad y de lograr su comprensión, su consentimiento y su adhesión. Las comunicaciones son recíprocas, hablan y escuchan, dan a conocer y se interesan en conocer. Se empeñan en descubrir qué piensan y sienten, qué anhelan y qué aportan los demás al Departamento de Comunicación, que es el responsable de llevar a cabo estas labores en cada uno de los niveles de la estructura organizacional, desde la Asociación General hasta la iglesia local.

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. (Josué 1:9)